+34 917 37 16 75 info@keysolution.es

Se acabaron los engaños en el currículo. Olvídese de falsear trabajos o tesis doctorales, y de mentir acerca de su asistencia a clase para conseguir un máster. Gracias al ‘blockchain‘ es posible certificar su trayectoria académica -también la profesional- y con ello los reclutadores y empresas tienen garantías acerca de quién es usted, qué ha estudiado, qué ha hecho y qué podrá hacer como profesional.

Los reclutadores ya no tendrán que acudir a las redes sociales para comprobar cada dato proporcionado por el aspirante a un puesto. Las mentiras en los currículos -que ahora no tienen demasiado sentido- serán totalmente absurdas. Y las empresas podrán tener una certeza absoluta sobre la idoneidad de un candidato, evitando errores, rotaciones y frustraciones… Incluso para aquellos que sintieran la tentación de falsear trabajos de fin de carrera, de máster o tesis doctorales, sería imposible, igual que mentir acerca de la asistencia a un programa de formación que sólo sirva para engordar sin más la hoja laboral… ¿Ocurrirá esto alguna vez?

Todo depende de si puede existir una herramienta que permita certificar sin fisuras nuestra trayectoria académica y, mucho más allá, la experiencia y la trayectoria profesional.

ISO profesional segura

La respuesta está en la tecnología blockchain, que hace posible crear un pasaporte profesional inmutable y cierto, una especie de ISO segura que autentifica y valida lo que hemos estudiado y lo que somos y hacemos como profesionales.

Javier Ruiz de Azcárate, presidente de Catenon, cree que “la clave en la aplicación de la tecnología blockchain en los procesos de selección no reside en su idoneidad, que es obvia, sino en su expansión como mancha de aceite entre los principales actores del mercado laboral. Si las más prestigiosas instituciones académicas optan por la certificación académica con blockchain, esto empujará a que las principales firmas optemos por esta garantía como sistema de verificación, y como consecuencia los candidatos demandarán a sus centros académicos la adopción de la tecnología como sistema de certificación”.

“Las grandes compañías ya han detectado un porcentaje cada vez más elevado de fraude en sus alumnos”

Ruiz de Azcárate opina que esto ocurrirá igual con la verificación de la experiencia profesional: “Las grandes compañías ya han detectado un porcentaje cada vez más elevado de fraude en sus alumnos. Cuando rastrean LinkedIn descubren cientos de perfiles que jamás trabajaron en sus equipos o que, habiéndolo hecho, no estuvieron en las posiciones de sus perfiles públicos. Las vías para resolver esta auténtica plaga de fraude profesional irán, bien porque el INSS adopte la tecnología para la emisión de vidas laborales, o directamente por que las principales marcas opten por el blockchain para proteger su marca empleadora y prestigien a los profesionales que realmente operaron en ellas”.

La aplicación del blockchain a los recursos humanos puede llevar también a automatismos que generan el pago de nóminas e impuestos; o a certificar bandas salariales, lo que ayuda a comprobar qué quiere ganar un profesional y cuánto gana realmente, evitando mentiras y frustraciones o actuando sobre las expectativas de cambio.

Pero sobre todo permite crear lo que Julio Villalobos, director corporativo de Esade, llama identidad digital soberana: “Ahí está todo. Nuestro perfil de salud, de ciudadano, y también la formación académica y la vida laboral. Es inviolable. Y el blockchain junto con la identidad digital ayudan a regular un currículo que es una especie de ISO que certifica y garantiza los procesos”.

Lydian Ventures ha desarrollado una plataforma abierta de identidad digital soberana que se ha aplicado en primer lugar a los participantes del programa online de márketing digital de ESADE, con idea de extenderla al resto de programas académicos. Gracias a ella, los alumnos reciben una declaración de estudios cursados satisfactoriamente y pueden aceptar y compartir dicha afirmación en sus currículos o en redes como LinkedIn, así como en los portales de empleo. Esta identidad del estudiante se convierte en su expediente académico digital, que es posible compartir con otros centros educativos para que anoten, de manera estructurada, sus otros títulos académicos, con acreditación y certificación de la veracidad de sus datos, inviolables y auditables públicamente.

Falsificaciones imposibles

El ISDI fue la primera institución en ofrecer diplomas con la tecnología blockchain. Nacho de Pinedo, cofundador y CEO, explica que “el blockchain nos proporciona un sello de tiempo. Queda especificado que algo ha sucedido en un momento y en un día concreto, y es inamovible. Podemos definir el momento de tiempo en el que suceden las cosas (un examen, por ejemplo), y ya no se puede cambiar (una nota)”.

“El blockchain como plataforma puede generar ese currículo inmutable y confiable”

De Pinedo añade que también es posible subir un examen, que se podrá comprobar en el futuro. Y asimismo se puede incluir la asistencia a clase de una persona, o los trabajos que ha hecho, y todo queda certificado”. Resulta obvio que alguna de estas utilidades solucionarían los conflictos provocados por políticos y celebridades que últimamente han falseado sus trabajos, tesis doctorales o la asistencia a clase en programas y másteres cursados con dudosa autenticidad.

De Pinedo afirma que todo esto se puede aplicar a la trayectoria profesional: “Es posible subir que una persona es contratada, su actitud, los objetivos de negocio cumplidos, los trabajos que ha generado y que le han hecho acreedor a ese buen comportamiento y rendimiento en la organización… Si se va, queda constancia de lo que ha hecho”.

Y además hay que tener en cuenta la portabilidad del dato que, según De Pinedo, es otra característica importante del blockchain, y que implica que los certificados no se puedan falsificar.

El CEO de ISDI añade que al documentar todo e introducirlo para lograr el sello de tiempo es posible tokenizar las operaciones para conseguir al candidato ideal. El token es una unidad de valor emitida por una entidad privada y sirve para otorgar un derecho, para pagar por un trabajo o por ceder unos datos, o como puerta de entrada a unos servicios extra o a una mejor experiencia de usuario. Así, un máster puede valer 25 token; la experiencia, 30 token; un desempeño excelente, 5; y el dominio de un idioma, 14. Con un algoritmo se puede determinar quién es el aspirante idóneo.

Francisco Arechaga, CEO de Lydian Ventures, habla del currículo del futuro y de la posibilidad de compartir con cualquier empresa datos soberanos. “Se trata de una nueva valoración del profesional. El blockchain garantiza la inmutabilidad de la información, y las empresas pueden consultarla”. Añade que ha tenido que llegar esta tecnología “para poner en realidad el concepto de soberanía e inviolabilidad de los datos. Eso es la identidad digital que se refiere a la carrera, a la experiencia profesional, o a la validez para ciertos puestos. Es la tecnología que permite hacer posible la identidad digital soberana de la persona en la que se completa el CV de vida. Ahí almaceno lo que corresponde, y no puedo mentir”.

“La fuente no puede ser adulterada, y cualquiera es soberano para rechazar o dejar de compartir los datos, que están encriptados”

En el caso de la colaboración entre Lydian Ventures y Esade, Arechaga explica que “la clave es que la escuela de negocios sea quien firma con sus claves la afirmación que se construye a medida y se ha de validar. La fuente no puede ser adulterada, y cualquiera es soberano para rechazar o dejar de compartir los datos, que están encriptados”. Insiste en la importancia de la fiabilidad de la fuente, que en este caso es Esade, pero que puede ser cualquier empresa.

Fran López, director de innovación de Randstad, considera que en términos de impacto, una de las principales aportaciones del blockchain es la confianza, por la propia naturaleza de la tecnología. López se muestra convencido de que es posible conceptualmente crear la identidad digital laboral de las personas cien por cien confiable: “El blockchain como plataforma puede generar ese currículo inmutable y confiable. Pero no es fácil a corto plazo. Para abordarlo de una forma mucho más real, sería necesario un consorcio o un conjunto de compañías. Que yo como persona tenga un mecanismo para hacer una llamada a las empresas; que éstas lo verifiquen; que la red verifique la transacción y la valide, y que quede un registro de esa vida laboral cierta. Todo esto parte del usuario, que es quien inicia el proceso”.

Nacho de Pinedo explica que “todo se ha de subir a una red pública. No vale con crear redes propias, ya que quien debe certificarnos no puede ser ‘el zorro que guarda las gallinas’. Así, una trayectoria académica se puede archivar de manera que quede presente para el futuro y no se pueda cambiar”.

Share This
Leer entrada anterior
habilidades para acceder a los empleos del futuro
Habilidades y Capacidades para Acceder a los Empleos del Futuro

Una lista actualizada (que seguirá cambiando) de habilidades es la clave para acceder a 50 perfiles emergentes que se señalan...

Cerrar