Ha llegado la hora de poner en práctica los buenos propósitos que hemos estado madurando durante las vacaciones. Y en cuestión de búsqueda de empleo o de cambiar de puesto o empresa hay muchos factores que influirán en el resultado final: las estrategias de rastreo, su forma de venderse, sus capacidades reales, los sectores con más futuro y ofertas, las tendencias y los nuevos modelos de trabajo.

Que no le digan que es usted de los que no saben buscar empleo. Debe estar atento a los cambios vertiginosos del mercado laboral, a las tendencias de rastreo y a todo lo que se refiere a los nuevos modelos de trabajo y de relación con los empleadores; a quién le ayudará a encontrar un puesto; o cómo actualizarse para resultar verdaderamente atractivo a los reclutadores.

Y algo fundamental… Dónde buscar y cuáles son los sectores con futuro y dónde están hoy las ofertas. Los datos ofrecidos por Adecco, ManpowerGroup, Page Personnel, Randstad y Robert Walters para elaborar Dónde está el empleo en 2017, en EXPANSIÓN, permiten señalar que el turismo, los nuevos perfiles STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), comercio y distribución y logística -por el incremento de las compras online- son los principales sectores que tiran del empleo. Sin olvidar el área de TIC con una alta demanda de perfiles tecnológicos para empresas y start up, a lo que se añade el valor creciente de los profesionales de big data, los que atienden al negocio creciente de la movilidad, bases de datos, telecomunicaciones e Internet de las Cosas.

Además, hay que señalar la pujanza de la educación y la sanidad, sectores que en los dos últimos años han registrado crecimientos netos de 100.000 empleos anuales cada uno.

Según el más reciente Estudio de Proyección de Empleo de ManpowerGroup, los directivos de ocho de los diez sectores industriales esperan aumentar sus niveles de contratación en el tercer trimestre de 2017: “Los directivos del sector de hostelería informan de los planes de contratación más sólidos, con una proyección de empleo neto de +16%. Por lo demás, los directivos de transporte, almacenamiento y comunicaciones comunicaron una proyección moderadamente optimista de +9%, mientras que las proyecciones se mantienen en el +7%, tanto en el sector de energía eléctrica, gas y agua como en el de intermediación financiera y servicios empresariales“. A esto se añade la previsión de un “modesto incremento” de las plantillas, tanto en industria manufacturera como en actividades sociales, ambos sectores con una proyección de +3%, mientras que las prerspectivas de contratación se mantienen sin cambios -con proyecciones del 0%- en agricultura y caza y en construcción.

El crecimiento de los ecommerce hacen que las empresas de logística necesiten más mozos de almacén

El último informe de Adecco ¿Dónde encontrar empleo si estás en paro? señala los perfiles más demandados:

  • Gestor comercial de banca. Encargado de atender al cliente en las oficinas y de vender productos financieros. La retribución varía en función de la zona geográfica: una media de 15.000 euros brutos mensuales en la Península y de18.500 euros brutos anuales en Canarias y Baleares.
  • Médico especializado en medicina del trabajo. Muy escasos en determinadas regiones, como es el caso de Cataluña, y difíciles de contactar para las empresas. La retribución media se sitúa entre los 38.000 y 60.000 euros brutos anuales.
  • Teleoperador de venta. Cotizado por su alta demanda por parte de las empresas y por la complejidad que implica su proceso de selección. La retribución media es de unos 18.500 euros brutos anuales.
  • Camarero de banquetes, favorecido por el repunte del sector de los eventos, que se ha traducido en una mayor actividad y una mayor demanda de profesionales específicos. La retribución es la establecida según el convenio colectivo provincial, que gira en torno a los 18.000 euros brutos anuales.
  • Mozo de almacén. Un perfil favorecido por el crecimiento de las empresas logísticas debido al aumento del consumo y al crecimiento experimentado por el e-commerce. La horquilla de retribución va desde los 14.000 a los 19.000 euros brutos anuales.
  • Vendedores especialistas en la construcción. La demanda es muy elevada para los profesionales de fontanería, electricidad y carpintería en grandes superficies y almacenes, y la retribución media es de unos 16.000 euros brutos al año.
  • Técnico de mantenimiento de parques eólicos, que revisa, repara y se ocupa del mantenimiento preventivo de los aerogeneradores. El salario medio es de entre 18.000 y 20.000 euros brutos anuales.
  • Front Line Manager, que gestiona equipos de entre 5 y 20 personas en la línea productiva fabril. El salario medio es de unos 40.000 euros brutos anuales, aunque puede variar en función a la zona geográfica. Es en el Norte donde se perciben mayores salarios.
  • Operario de producción y fabricación. Es un perfil complejo, teniendo en cuenta la diversidad de tecnología y maquinaria productiva en el proceso de fabricación de una planta química o farmacéutica. Sus principales funciones se refieren a los procesos de fabricación en las líneas de producción de fabricación y acondicionado; la limpieza de las salas, o el manejo y limpieza de la maquinaria. La retribución varía en función del tipo de empresa. A partir de 17.500 euros brutos anuales, puede llegar a los 30.000 euros.
  • Ambientador y atrezzista, favorecidos por el aumento de cadenas y plataformas de televisión, así como de proyectos audiovisuales. La necesidad de experiencia previa hace que sean perfiles muy demandados. El salario medio es de entre 18.000 y 24.000 euros brutos anuales.
  • Operario especialista. Se refiere a operarios de montaje, de pintura y de producción para el área de prensas y chapa. El salario bruto anual va entre 16.000 y 26.000 euros.
  • Conductor de pista para empresa de catering aeroportuario. Entre sus funciones están el traslado de catering y carros de los aviones de la central de operaciones y almacenes a la aeronave. La retribución media es de unos 18.000 euros brutos anuales.

¿Qué quiere realmente?

    Nadie puede aconsejarle hoy acerca de qué carrera debe estudiar, a qué profesión se ha de dedicar o en qué sector debería enfocar su vida profesional. Eso determina su búsqueda.
  • Para ser el candidato ideal a un puesto nunca debe empeñarse en hacer aquello para lo que no está dotado. Debe tener siempre en cuenta qué quiere en su nueva ocupación; qué es lo imprescindible, a lo que no está dispuesto a renunciar.
  • Analice su empleo, su profesión o el sector en el que trabaja y pregúntese qué estará haciendo dentro de cinco años. Diseñe un plan de carrera que le haga parecer más atractivo ante los reclutadores y que le diferencie del resto.
  • Debería plantearse si su profesión tiene futuro o va a desaparecer; si el mercado va a necesitar los mismos profesionales; o si es realmente bueno en lo suyo.
  • Quizá no encaje en los puestos en los que se ha estado empeñando hasta ahora, y tal vez debería revisar cómo plantea su currículo, si éste se adecua al mercado laboral, qué está ofreciendo realmente a los reclutadores y si es capaz de cambiar lo que no funciona en su búsqueda.
  • Saber lo que estará haciendo dentro de cinco años es una ventaja que le permite desarrollar nuevos conocimientos y competencias que le llevan más cerca de donde quiere llegar.
  • Explique cómo se va a anticipar a las demandas del mercado y cómo conseguirá los recursos necesarios para lograr esa anticipación.
  • Hay que saber gestionar las expectativas y ser capaz de diseñar su puesto de trabajo con una visión realista. Eso determinará la búsqueda de empleo. Recuerde que cualquier empleo tiene una cara amable y una cruz tediosa, por lo que debe evitar hacerse una composición de lugar que difiera de la realidad. Olvídese de la obsesión por el trabajo perfecto, ya que el puesto ideal no existe, y tampoco la empresa perfecta. La frustración llega cuando nos obsesionamos por vivir en un paraíso profesional que no es real.

El currículum sirve, pero cada vez menos si no se acompaña de ciertas estrategias que permitan diferenciarse del resto de candidatos

La supuesta crisis del CV

  • Limitarse sólo al currículo supone quedarse corto y no aportar mucha diferencia en un mercado laboral hipercompetitivo que busca la diferenciación entre candidatos. En todo caso, perduran en el CV algunos valores que aún pueden servirle.
  • Recuerde que cuando el reclutador lee su currículo no percibe realmente qué tipo de profesional es. Se tiene en cuenta lo que pesa la personalidad y los valores del candidato. Y quienes buscan un profesional para un puesto cada vez tienen menos en cuenta sus éxitos pasados. Casi nadie puede asegurar que los triunfos laborales se repitan sistemáticamente en otra organización. La hoja laboral típica está basada en la experiencia y en la capacitación técnica, pero no dice a qué se ha enfrentado la persona y cómo es en realidad.
  • El currículo sirve. Pero cada vez menos si no se acompaña de ciertas estrategias que tienen como denominador común el hecho de diferenciarse del resto de candidatos y mostrar valor añadido de una forma no tradicional.
  • Busque nuevas formas de impactar al seleccionador en un tiempo récord para llegar a la entrevista: los reclutadores apenas dedican unos segundos a su currículo.

Ofertas invisibles

  • Apenas un 20% de las ofertas está disponible. Hay un grupo selecto de candidatos potenciales -los denominados pasivos- que pueden no hacer nada y esperar a que el empleo llame a su puerta. Y existen grupos cerrados de candidatos que van rotando de empresa en empresa. Usted debe construir un ‘networking’ efectivo, porque sin contactos fiables sus posibilidades de encontrar trabajo disminuyen. Las ofertas no son visibles, pero existen, y la red de contactos es la mejor manera de obtenerlas. No se trata de simples enchufes, sino de personas que conocemos y que se mueven por enriquecimiento mutuo.
  • Los contactos sólidos resultan ya determinantes, de manera que es necesario saber quién merece verdaderamente la pena, y dónde están los amigos de alta calidad que nos ayudan a conseguir un empleo o a brillar en el que tenemos.
  • Debe ser capaz de acceder a una de las plataformas que se dedican a una especie de reciclaje profesional de los candidatos para adecuarlos a las necesidades de las empresas. Los cazatalentos, consultoras, empresas de empleo temporal o plataformas de selección añaden a sus funciones de dar un plus de capacitación a los candidatos que luego presentarán.

¿Es posible el cambio total?

  • Es posible cambiar de empresa, de trabajo, de jefe… incluso de sector y de carrera. La reinvención profesional total es posible y muchos expertos la recomiendan como solución a la frustración laboral. Es evidente que para aquellos que tengan un bagaje laboral reconocido puede resultar mucho más arriesgado interrumpir su carrera para emprender un cambio total, y que no todos pueden permitirse invertir tiempo y dinero para desarrollar las nuevas habilidades.
  • Básicamente, se trata de ser capaz de maximizar en otro sector, puesto o actividad lo que usted sabe hacer.
  • La capacidad para reinventarse y cambiar totalmente implica asimismo la posibilidad de escoger una nueva actividad profesional en otro país o en un mercado distinto. Es propia del profesional que ve su trayectoria laboral en sentido circular y en diagonal, algo que le permite plantear los cambios de una forma muy diferente.
  • No descarte recurrir a la estrategia del paso atrás. Desatascar la carrera puede pasar por un retroceso, que en realidad es pasar a la acción y volver a invertir en el futuro. Esta determinación puede ofrecer la oportunidad de tomar un camino distinto.

El déficit de capacidades

  • Estamos obligados a convertirnos en un nuevo tipo de profesional, porque lo importante es diferenciarse para llamar la atención de los reclutadores. Es necesario aportar un nuevo valor y presentar nuevas credenciales profesionales, capacidades y habilidades adaptadas a otro tipo de mercado de trabajo, porque lo importante es diferenciarse profesionalmente del resto para llamar la atención de quienes buscan candidatos para un puesto.
  • Tenga en cuenta que hay una brecha entre el mundo académico y la empresa, y que ésta se da realmente en las habilidades y capacidades profesionales. Hoy se buscan habilidades transversales, que son las más difíciles de enseñar. Como candidato, debe tener claro que hoy se exigen capacidades (‘soft skills’) que no son meros conocimientos ni habilidades técnicas. Se trata de capacidades comerciales, comunicación, liderazgo, o capacidad de seducción.
  • No olvide que, cada vez más, las compañías trabajan por proyectos. Hoy en uno, mañana en otro… Se buscan por tanto profesionales móviles y adaptables.
  • Recuerde que hoy todas las competencias están en la transformación digital, que es el denominador común. Se trata de dar una vuelta de tuerca a las competencias tradicionales, pero desde un contexto digital. Motivación, iniciativa, creatividad, también se dan a través de la red.
  • Un resumen básico de las nuevas capacidades fundamentales que hoy exigen las empresas a los candidatos que buscan un puesto: creatividad e innovación; ser muy adaptable a las nuevas situaciones y capacidad para trabajar en entornos cambiantes; habilidad para tomar decisiones; autoaprendizaje y capacidad de reciclaje o habilidad multidisciplinar; flexibilidad y polivalencia que permitan trabajar en diferentes puestos; habilidades relacionales y comunicativas; una faceta internacional relevante; experiencia; dominio de las redes sociales; o capacidad para fabricar nuestra propia marca, sobre la base de que cambia la forma de trabajar y hay que pensar como un proveedor de servicios.

Venda su marca: la huella digital

  • Nuestra presencia y lo que hacemos y somos capaces de demostrar en Facebook, LinkedIn o Twitter resulta cada vez más determinante. Nuestra huella digital debe ser cada vez más profunda.
  • Tenga en cuenta que un día nuestra vida en las redes sociales pesará más que el currículo o la propia experiencia. Saber gestionar nuestros perfiles sociales y crear una marca personal fuerte, real y efectiva en las redes es ya una necesidad.
  • Recuerde que ser muy visible en el mundo ‘dospuntocero’ no le convierte en buen profesional. Simplemente será conocido.
  • Diseñe su carrera pensando en quién podría invertir en su talento, demostrando resultados y asumiendo riesgos. Lo primero es analizar quién puede ser el accionista (el que va a apostar por su talento) y cuál es el valor del producto que puede ofrecerle.

Nuevas fórmulas de trabajo

  • Para tener éxito en la búsqueda de un nuevo empleo o si pretende cambiar de trabajo ha de tener en cuenta la existencia de nuevas fórmulas laborales que determinarán ese rastreo y qué tipo de ofertas puede encontrar.
  • Tenga en cuenta el ‘boom’ del empleo independiente y que se requieren profesionales multitarea, o aquéllos que puedan diseñar un portfolio de carreras con identidades profesionales múltiples, haciéndolas compatibles.
  • Adapte su búsqueda al hecho de que cada vez más profesionales tienden a concebir su actividad como si fueran empresas unipersonales que detectan oportunidades en lugar de esperar a que los clientes empleadores les digan que necesitan algo. Crean la oferta, igual que podría hacerlo una ‘start up’, y diseñan un plan de negocio profesional.

¿Dinero, tiempo o carrera?

  • Con el sueldo no basta. Y el tiempo libre, y la autogestión de éste, es uno de los factores que incentivan la motivación, por encima de la retribución o los ascensos. ¿Hay que permanecer siempre disponible? Es importante saber decir “no” y marcar ciertos límites. La profesionalidad no se mide por el tiempo que estamos en la oficina, sino por los objetivos que conseguimos.
  • La motivación extra que proporciona un aumento de sueldo dura pocos meses, y a partir de unos ingresos anuales de 67.000 euros no hay mayores consecuencias en términos de felicidad.
  • Un 70% de los empleados no está satisfecho en un trabajo al que no encuentran sentido. Ni siquiera las promociones les compensan, y aunque en el desarrollo de nuestra carrera el camino natural es el ascenso, muchas veces subir no proporciona apenas satisfacción profesional.

Cómo ser su propio jefe

  • Si decide emprender, elija lo que de verdad le gusta hacer y desarrolle un proyecto en torno a ello, pero recuerde que la pasión sola no basta. Debe saber ejecutar su idea. Su producto o servicio ha de resolver una necesidad real, y todo esto tiene que ver con el conocimiento y el dominio de un cierto sector de actividad.
  • Busque consejo, y fórmese acerca de lo que implica crear una empresa en el sector que ha elegido. Debe existir una coherencia entre su formación y la experiencia previa.
  • Hay que tener un plan de negocio que detalle todo lo que pretende conseguir. Calcule los objetivos a uno, dos y cinco años vista, estimando los costes y la forma de financiar su negocio.
  • La primera venta es convencer a un inversor de que tiene a las personas adecuadas. Saber contratar es crucial.

Conceptos Básicos

  1. Un trabajo no es eterno. Estudiar-trabajar-retirarse ya no será la secuencia normal, porque intercalaremos épocas de ocupación con otras de menos empleo. La relación entre trabajador y empleador ya no es de por vida. Emergen nuevas fórmulas laborales que tienen que ver con una relación muy diferente con la empresa basada en el hecho de que el trabajo para siempre se acabó, igual que la permanencia en una compañía.
  2. Empleabilidad, cosa suya. La carrera profesional está en nuestras manos, no en la de los empleadores. Por eso resulta determinante que seamos capaces de crear nuestra propia empleabilidad, vendiéndonos como si fuéramos una empresa o un producto y diseñando nuestra carrera pensando en quién podría invertir en nuestro talento, porque demostramos resultados y somos capaces de asumir riesgos.
  3. Nuevas estrategias. Usted ya no puede buscar empleo como antes ni usar las mismas estrategias de siempre. Hoy las empresas son cada vez más autosuficientes en lo que se refiere a seleccionar a los candidatos que necesitan, y esto ha dado una vuelta de tuerca a los modelos de reclutamiento. Adapte su estrategia a otras plataformas y a los agentes que ahora son protagonistas en el mercado de selección.
  4. Profesional en transición. En el nuevo mercado laboral y con la transparencia que implican las redes sociales, de nada le servirá esconderse y disimular la realidad de que está desempleado. Usted no es un parado, es un profesional en transición empeñado en el difícil trabajo de buscar empleo. La transición le debe servir para actualizar conocimientos, dominar otros campos y emprender un plan de I+D profesional.
  5. Nunca es tarde… Nunca es demasiado tarde para encontrar el trabajo de su vida. Tenga en cuenta que la aparición de nuevas profesiones casi cada día en un entorno laboral de incertidumbre es una fuente de oportunidad para que aparezca la posición soñada o el empleo en el que por fin usted podría encajar. Pero debe prepararse adecuadamente para cuando llegue ese momento.
  6. Varias identidades. Hoy más que nunca tenemos varias identidades profesionales y no debemos aferrarnos a una única. Cualquiera puede cambiar su carrera, y hoy se debe reconocer la necesidad de ser muy flexible. Cuestiones como la ubicación geográfica o la disposición a movernos e incluso a cambiar de sector y de profesión tienen que ver con esto, e influyen en la forma en la que buscamos un nuevo trabajo.

 

Fuente: @tinofernandez

Share This